domingo, 22 de marzo de 2009

Peña Cebollera Vieja con los Trotamontes

(Si queréis realizar esta excursión podéis ver toda su descripción y características en el siguiente enlace: http://trotamontes.org/cebolleravieja.htm

Peña Cebollera, Cebollera Vieja o Pico de las Tres Provincias es una cumbre montañosa de 2.129 metros de altitud situada en el extremo de los cordales principal y occidental de la sierra de Ayllón, en el Sistema Central español, y es límite entre las provincias de Madrid, Guadalajara y Segovia, señalizado este hecho con un monolito en la cima. Consta de un pico principal y de sus consecuentes subsidiarios, entre los que destacan la peña de los Abantos (2.124 m.) y el cerro del recuenco (2.084 m.). Destaca también la sierra cebollera, el cordal que se extiende desde el pico hacia el sur hasta la Cebollera nueva (1.834 m.) por la cabeza del Tempraniego (2.071 m.), el coto de Montejo (2.047 m.) y el alto de la fuente de Cabezuelas (1.885 m.).

En sus estribaciones nacen los ríos Jarama, al sur, y Duratón, al oeste. Robles, encinas y pinos se encuentran en la zonas más bajas de sus faldas además de encontrarse, excepcionalmente, en la falda sur del cordal, Jarama abajo, el hayedo de Montejo y, en la falda oeste, el abedular de somosierra.

Por el este, tras la amenaza que suponía la posible instalación de una base militar en la cumbre del pico del Lobo hasta que en 2004 dejó de ser zona de interés estratégico-militar, el 8 de noviembre de 2005 el Consejo de Gobierno de laJ unta de Comunidades de Castilla La Mancha por Decreto declaró su protección natural mediante la creación de la Reserva Natural del Macizo del Lobo-Cebollera, que se extiende por el cordal que une la peña Cebollera y el Lobo en una zona natural prácticamente virgen.

Después de esta breve introducción, para situarnos, os cuento lo que dio de sí la excursión de Trotamontes del pasado 16 de marzo de 2.009 al pico Peña Cebollera Vieja.

Como ya llevo tres excursiones con ellos ya os puedo contar más cosas de mis nuevos amigos: lo primero, las excursiones siempre son en lunes por un motivo muy sencillo. Desde los orígenes en que Carlos Matesanz fundó Trotamontes, ha imperado un espíritu democrático que funciona de la siguiente manera: se somete a votación una cuestión, por ejemplo el día en que se hacen las rutas. La votación arroja los siguientes resultados: de los 27 asistentes a la reunión, 26 votan a favor de los martes y Carlos a favor de los lunes. Así, por unanimidad del Presidente se acuerda que las rutas sean los lunes. En las rutas se funciona de la misma manera: 37 queremos tirar por la derecha y, habitualmente, Carlos decide tirar por la izquierda, para que no nos malacostumbremos. Aunque esta norma no rige en el momento de atrochar, que es cuando Lucas y Ángel toman la iniciativa y pulverizan en un momento la ruta que Carlos se ha tirado tres semanas preparando. Oto dato importante es que Rosa y Zoltan no suelen participar de las votaciones porque, cuando éstas se producen, ellos suelen ir 6 ó 7 kilómetros por delante del grupo.
Como podéis ver un grupo cohesionado, democrático y totalmente disciplinado…

Así, el lunes 16 de marzo nos dimos cita en el pueblo de Somosierra, Rosa, Carlos, Lucas, Ángel, Zoltan, Juan Carlos y el que suscribe. Hechas las presentaciones oportunas (yo no conocía ni a Juan Carlos, ni a Zoltan) descendimos un pequeño tramo de carretera para coger la pista que nos llevaría hasta nuestro destino: pico peña Cebollera Vieja o pico de las tres provincias. Antes, siguiendo instrucciones de nuestro líder y Director, Carlos, habíamos dejado en los coches crampones, piolets, getres, etc., pues no esperábamos nieve.
Como de costumbre, Rosa metió la directa (Juan Carlos y yo intentamos seguirla) y en menos de dos kilómetros ya habíamos perdido al grupo. Pero con perdido no quiero decir que los dejábamos atrás, no. Con “perdido” quiero decir que nos perdimos de verdad, que ellos tiraron por un sitio (decidieron ir a ver una cascada muy bonita) y nosotros por otro. No pasa nada, 103 gritos después y varias veredas y trochas recorridas a cascaporro nos llevaron con nuestros compañeros. La verdad es que luego pasaríamos por las cascadas otras nueve veces, pero esa ya es otra historia…

Una subida espeluznante, que tardaré en olvidar, nos llevó a nuestra meta (2.129 metros). Pero no sería justo si no explicara que, a unos 400 metros de desnivel de la cima, apareció tanta nieve que ni Juanito Oiarzabal, llevando como mochilero a Raymond Messner, habrían subido por allí. Y dónde estaban nuestros crampones, getres y demás… (je, je, no meteré más el dedo en la llaga).
Pero es lo que tiene la cabezonería de los Trotamontes: como se diga que se sube, se sube, caiga quien caiga (de eso suelen encargarse Rosa, Zoltan y Lucas).
De lo que pasó después de hacer cima apenas conservo un borroso recuerdo: fueron tantas las atrochadas por nieve, las vueltas que nos dio Rosa por toda la Sierra de Ayllón, que no logro hacerme una idea de por dónde nos movimos. Me vienen a la cabeza imágenes descendiendo un barranco porque Zoltan se encaprichó de andar cerca de un riachuelo y otras de Carlos, Ángel, Lucas y Juan Carlos increpándonos desde lo alto de una roca por locos.

El caso es que no creo que haya otra parte de España con más kilómetros de caminos bien marcados y claritos de los que creo que no tomamos ninguno. Para muestra os dejo el “track” de la ruta que hicimos. Si os fijáis con atención veréis los caminos y nuestra ruta que no coge ninguno de ellos.
Eso sí, comimos como reyes con los pies metiditos en una poza preciosa, pasamos un día estupendo y, lo mejor, Rosa se estiró invitándonos a unos cafés para celebrar su reciente nombramiento Trotamontero.
Sólo una cosa no quedó clara: yo, que llevaba un GPS de última generación, conectado a 12 satélites americanos y al español, con contador Geyger marca “Acme” de metros y milímetros, aseguraba que hicimos 18 kilómetros. Nuestro Director, Carlos, que se chupó en tres ocasiones el dedo y lo alzó al viento de poniente y mató dos conejos para leer en sus entrañas, aseguraba al final que apenas habíamos andado 15. ¿Quién creéis que tiene razón?

6 comentarios:

Ire and Silence dijo...

Qué maravilla, y yo sin poder unirme a la ruta!! :O

Otra vez será!!

Te dejo mi msn por si lo quieres: Ira_rest.in.peace@hotmail.com

A ver si nos vemos en la próxima oh, supremo montañero! :P

Besicos.

Franloksli dijo...

Hola Silence, jamás he usado el msn y no sé cómo se hace. En la próxima ruta espero que me des unas clases para torpes y me pongas las pilas. Tengo muchas ganas de verte.
Un beso de Fran

Ire and Silence dijo...

Mi blog lo llevo todo yo. Fue una idea principal, un proyecto y al final ha acabado siendo un regalo para mi primera acompañante del CdS, mi gran amiga Alicia (Mara).
Yo escribo, resumo, cuelgo las fotos, modero, todo eso, vamos que no paro :P
No, un placer.
Y lo que dices, la verdad que sí lo había pensado, lo de poner más detalles y demás pero tampoco quiero eso.
Quiero dejar como un diario de viaje, más personal, sin publicidad ni dar demasiadas explicaciones, vaya.

Algo así, más yo, más liberal, más bohemio :)

Besitoooossshhh!

DAVID dijo...

Que paaasaaaaa Fran!!!
Gracias por esas palabras, que para los que no pudimos ir, nos sirve para reirnos un poco y dejar de pensar que estamos encerrados en una oficina.
Espero con impaciencia el compartir una salida de Trotamontes contigo.
Un abrazo.

David Rubio

Franloksli dijo...

Yo también te echo de menos, David. A ver si coincidimos por fin en una ruta, que estás más esclavizado que Kunta Kinte, ja, ja.
Espero que pueda ser en la de Picos de Urbión.
Un fuerte abrazo de Fran

angel629 dijo...

Hola Frank,me gusta tu blog. Está muy bien escrito y los que te conocemos en persona sabemos que como escribes hablas porque así eres tú. Lo que más me ha impresionado son tus referencias a Cyrano de Bergerac, toda una declaración de intenciones, y una historia que a mí personalmente me interesó mucho. Y tu agradecimiento a la montaña como amiga de los buenos y malos momentos.
Ahora que ya eres un trotamontes más, espero que esto sea el principio de un largo viaje.
Un abrazo
Angel